Mis artículos en otros blogs:
El tinglado, blog de aula Apuntes sobre blogs Blogestores Bitácora de TIC
Páginas dispersas

Páginas dispersas

Páginas educativas sobre nuevas tecnologías

Saltar navegación

Botón blogfesor

Botón de Páginas dispersas

Bot´n de El Tinglado

Planeta Educativo

Ubuntu-es

Aulablog.com

Planeta Edusol

Licencia de Creative Commons

Get Firefox

 Use OpenOffice.org

Formato Open Document

Formato Open Document


Enlace permanente

Software libre »

Imprimir

La guerra de los formatos de documentos

OpenOffice 2.0 Actualmente hay muchos frentes abiertos en las Guerras de las tecnologías, quizá porque nos encontramos en un momento clave del desarrollo tecnológico que va a marcar el futuro con las decisiones que se tomen ahora y con el camino que sigan algunos movimientos ya comenzados. Dos de esas guerras las seguimos desde esta bitácora con especial atención: la de los navegadores de internet, que viene de lejos, y la recién comenzada guerra de los formatos de documentos. En ambos enfrentamientos se baten dos enemigos irreconciliables: la alicaída empresa Microsoft y el imparable movimiento del software libre. Microsoft libra también otras batallas tecnológicas contra Google e incluso otras batallas legales que la enfrentan con las autoridades europeas y las de otros países. ¿Cómo acabará esta película? Me temo que va a tener muchas continuaciones, y habrá que esperar unos años. Pero ahora vamos a examinar el capítulo dedicado a los formatos de documentos: el aguerrido OpenDocument versus el engreído Open XML.

Donde come uno comen dos

Ya anunciamos en un artículo de esta bitácora el nacimiento del nuevo formato OpenDocument para documentos de suites ofimáticas, y es conveniente leerlo antes de seguir con éste. Resumíamos sus ventajas sobre los documentos comerciales de Microsoft Office en que al ser un formato de código abierto cualquier procesador de textos o programa ofimático podría incorporarlo para exportar los archivos con el mismo formato. Por fin varias empresas, entre ellas IBM, Adobe y Sun Microsystems, se habían puesto de acuerdo para facilitarnos nuestro trabajo diario con los programas que utilizamos la gente en oficinas, centros de enseñanza y otros ámbitos.

Nacía así un nuevo formato que suponía un reto para el monopolio real que poseen los programas de Microsoft en este campo. Entonces todos nos quedamos a la espera de la reacción de Microsoft al respecto. La postura inicial de esta empresa fue de que no iba a incluir el formato OpenDocument es sus programas, aunque incorporaría unos nuevos formatos también de XML en la nueva versión de su conjunto ofimático, conocida como MS Office 12. Posteriormente algunos propagaron el rumor de que Microsoft iba a cambiar de actitud e incluiría el formato OpenDocument en la suite. Eran muchas las voces que exigían esta decisión a la empresa de Redmon, incluso provenientes de expertos cercanos a Microsoft. La presión se hizo más fuerte cuando el gobernador del estado de Massachusetts anunció que la Administración se pasaba al nuevo formato de OpenDocument.

Era tal la presión ejercida, que la empresa de Bill Gates decidió crear otro formato abierto al indicar que remitiría los nuevos formatos XML de su conjunto de programas a una institución, ECMA International, que les diera la bendición y los convirtiera, por arte de birlibirloque, y de la noche al día, en formatos abiertos. El nuevo nombre sería: Microsoft Office Open XML Formats y estaría en pie de igualdad con OpenDocument. Los de Microsoft adujeron que era mejor tener dos modelos o estándares de formatos que no sólo uno, lo que, dicho en cristiano, quiere decir que donde come uno comen dos. Este reciente movimiento de ficha ha conseguido, para empezar, que las autoridades del estado de Massachusetts hayan reconsiderado su decisión de abandonar los programas de Microsoft, lo que ha suscitado otro debate, por si ya había pocos.

¿Cuál es el truco?

Este cambio estratégico por parte de Microsoft ha despertado, cómo no, muchas suspicacias, que resultan justificadas si se lee el documento en el que Microsoft presenta los nuevos formatos para MS Office. Su lectura resulta tan angelical y conmovedora como las donaciones caritativas que realizan Bill Gates y su mujer de vez en cuando, pues pareciera que a Microsoft se le hubiera aparecido la Virgen y de pronto hubiera abrazado el software libre. Naturalmente, casi nadie se lo cree, y algunos expertos han comenzado a descubrir las trampas.

Lo que realmente quiere Microsoft es crear un formato que podamos “ver pero no tocar”, y que no esté sujeto a las reglas del movimiento de código abierto con una comunidad externa que lo pueda modificar. Microsoft argumenta que tiene que crear su propio formato por motivos de compatibilidad con sus formatos comerciales anteriores, pero los expertos afirman que el formato OpenDocument ya ha tenido en cuenta ese factor y no existe la necesidad de que haya otro formato igual. Al existir esas dependencias con formatos comerciales antiguos, Microsoft se reservaría la facultad de poder modificar el nuevo formato, por muy libre y abierto que fuera su invento.

Uno de estos expertos da en el clavo cuando afirma (en traducción mía):

El mundo ha cambiado de la noche al día. Pero Microsoft se ha dado cuenta de ello y sabe aprovechar la ignorancia de la población en materia tecnológica.

No sé por qué esto me suena, y me reafirma en mi idea de que por muchos que sean los trucos y las piruetas de Microsoft, la gente conoce ya el proceder de esta empresa, y sólo hace falta voluntad para que todos acabemos con este monopolio insensato que nos atenaza. Si no lo hacemos es porque resulta más sencillo seguir como estamos y no meternos en problemas. Igual que la ignorancia de la ley no justifica su incumplimiento, la ignorancia de las leyes ocultas de Microsoft no nos debe hacer mirar a otro lado mientras nos tapamos las narices.

Enlaces relacionados:

Por Alejandro Valero en Software libre el 23.12.05 con 7 comentarios
Palabras clave formato, opendocument, openoffice


7 comentarios

     

Abajo

[1] Por José Mª Campo el 23.12.05/19:38 Enlace permanente  Responder

José Mª Campo

Alejandro,
Un poco de piedad con Gates, al menos en esta fechas.
Además, mira lo que están preparando los de Google mientras tanto...
¡Feliz Navidad! a ti también Smiling emoticon

[2] Por Alejandro Valero el 23.12.05/19:52 Enlace permanente  Responder

Alejandro Valero

Pero a mí Google tampoco me la pega, José María, porque hace tiempo que le vi las malas intenciones escondidas tras su cara de ángel. Así que si alguna vez obligan a Microsoft a comportarse bien y a ser bueno (que lo dudo), ya tendré otra víctima para mis críticas inmisericordes Angry emoticon.

Tal y como describen a Google en el artículo que mencionas, se está convirtiendo en el Gran Hermano de Orwell. Ya habrá tiempo para hablar de ello en esta bitácora.

Felices fiestas a todos (incluido Bill, para que veáis que también tengo mi corazoncito). Santa emoticon

[3] Por Tantris el 16.02.06/14:03 Enlace permanente  Responder

Visitante

Pues si, muy tendencioso el mensaje.

Lo que tiene triste gracia, es que los creadores de un formato absolutamente minoritario, nos lo pretendan imponer al que usamos la inmensa mayor parte del resto de usuarios con la excusa de que es abierto. Si es abierto y libre que gane donde debe, siendo elegido libremente por nosotros, no con imposiciones de ningún gobernador.

Esas empresas que nombras, IBM, Adobe, y Sun Microsytems, un grupo de empresas altruistas unidas por su afán de lograr un mundo y facilitar la vida a los usuarios, nos vende ahora la moto del software libre. IBM la que obligaba a comprar sus máquinas para conseguir su absolutamente propietario compilador de Fortran. IBM la que creó la familia PS2 basado en microchannel para imponer una arquitectura hardware cerrada con la que recuperar la posiciónd e dominia que veía perder, arquitectura que afortunadamente fué un completo fracaso. Sun, otra tradicional defensora del software libre, con su Solaris y su Java propietarios.

En fin, el que no conoce la historia está condenado a repetirla.

[4] Por Alejandro Valero el 16.02.06/18:13 Enlace permanente  Responder

Alejandro Valero

Si te pones a buscar trapos sucios, a lo mejor también los encuentras en ti mismo, porque nadie es perfecto y todos tenemos nuestros más y nuestros menos, sobre todo las empresas. No puedes criticar toda la vida de alguien porque un día mató un gato.

Por otro lado, me impresiona cómo asumes que tú has elegido libremente usar los formatos de Windows. Si la gente en general los ha elegido es porque no les ha quedado más remedio, pues Microsoft ya se encarga de que los elijamos "libremente".

Además, ¿qué tiene de malo que yo defienda el uso de los los formatos de código abierto? ¿No entraría eso en los esquemas del mercado libre que tú pareces defender? O es que tampoco vamos a poder defender el uso de algo. Tú dices que estos formatos tienen que competir con los demás, pero luego te molesta que yo los defienda, y calificas mi defensa de "tendenciosa". Me da la sensación de que tú defiendes la libertad sólo para ti y los que piensan como tú, y los que no pensamos así nos deberíamos callar. Pues, mira, no.

[5] Por Tantris el 16.02.06/20:46 Enlace permanente  Responder

Visitante

Lo siento pero Microsoft no me ha puesto una pistola para que utilice Word, ni Excel, como hago desde prácticamente su primera versión. Hay muchas alternativas en el mercado, pero simplemente utilizo la que más me gusta. Antes había otras aplicaciones mayoritarias y las cosas cambiaron. Si Microsoft se duerme le ocurrirá lo mismo que a Aston Tate, Lotus, WordPerfect,...

Por el contrario, es sorpredente pensar que es libertad que un político obligue a Microsoft (y por lo tanto a los que utilizamos sus aplicaciones) a utilizar un determinado formato. Me recuerda al 1984 de Orwell en el que se conseguía dar la vuelta por completo al significado de las palabras. Ayyy el lenguaje, qué peligroso es... Me parece bien que defiendas los formatos de "código abierto", lo que no me parece nada bien es que pretendas imponerlos en nombre de la libertad.

Y no, yo no defiendo ningún mercado libre. Yo sólo defiendo las mismas reglas de juego para todos.

[6] Por Alejandro Valero el 16.02.06/22:20 Enlace permanente  Responder

Alejandro Valero

Si te soy sincero, Tantris, yo ya peino canas, y no se me puede venir con frases como "Microsoft no me ha puesto una pistola" para que utilices sus programas. Otros argumentos serían más apropiados.

Sobre la libertad me parece que también tenemos un concepto muy, pero que muy distinto, y creo que por ahí no vamos a ningún lado.

Siento ser así de sincero. Pero te agradezco tu opinion y el hecho de que te hayas molestado en exponerla en esta bitácora. Un saludo.

[7] Por Tantris el 17.02.06/10:15 Enlace permanente  Responder

Visitante

Te repito que yo utilicé Word y Excel casi desde su primera versión, en tiempos en los que la inmensa mayoría utilizaba Word Perfect y Lotus 123, así es que con seguridad nadie me obligó a utilizarlos. Empecé a utilizar windows desde la versión 1.0, a finales de 1986, y te aseguro que en aquel entonces era luchar contra corriente.

De todas formas, ya que parece que tenemos distinto concepto de lo que es libertad, me gustaría saber cual es el tuyo. Me gustaría saber de que forma se puede hacer compatible tu idea de libertad con la necesidad de imponernos un determinado formato de archivado de datos. Supongo que también pensarás que libertad consiste en obligar a utilizar Linux, ¿me equivoco?. En fin, uno de tantos ejemplos de neolengua en nuestro mundo.

Abajo

Botón de Páginas dispersas Páginas dispersas - http://fresno.pntic.mec.es/avaler3
© de la web y del diseño: Alejandro Valero. Licencia de Creative Commons.