Fundación de Augusta Emerita

Es posible que, previo a la fundación de Augusta Emerita existiese un asentamiento de escasa entidad entre los ríos Guadiana y Albarregas, por donde son vadeables; este presumible ejercería desde su posición estratégica un control sobre el río. Se trataría de un propugnaculum que, como Metellinum, Castra Caecilia, Norba Caesarina, fueron estableciéndose en medio de túrdulos, vetones y lusitanos, poco permeables a la romanización. 

frente escénico desde un vomitorio del teatro Las razones para la fundación de Augusta Emerita en el año 25 a.C. son varias. Por un lado el valor estratégico de su enclave, un lugar donde el Guadiana es vadeable y sobre el que se estableció un puente que unía la Bética con el noroeste peninsular. Además la existencia de una isla en medio del cauce refuerza su valor estratégico: será la clásica ciudad-puente, como lo fue Roma con la isla Tiberina, o Lutetia (París), Toulouse, Viena… 

Gracias a las nuevas conquistas, Emerita se convirtió en el epicentro de la política romana en la península y, gracias a la construcción de firmes calzadas de lo que fueron viejos caminos naturales que la unió con la Tarraconense y la Bética, se convirtió en importante nudo de comunicaciones. 

En Augusta Emerita se asentarán los militares veteranos de las legiones V y X que combatieron a los cántabros. Éstos soldados eméritos serán quienes den nombre a la capital de la Lusitania, provincia creada en el 16 a.C. 

El puente sobre el Guadiana, para J. Mª Álvarez, fue el genitor urbis , el hacedor de la ciudad. Se construyó aprovechando la isleta que hemos mencionado y determinó el esquema urbano de la colonia, pues su prolongación constituye el decumanus maximus, una de las arterias principales de la urbe, todavía hoy identificado en las calles del Puente, Cava y Santa Eulalia. 

Por lo que respecta al recinto urbano, dos teorías se han formulado: 

Una primera formula la hipótesis de un recinto fundacional con ampliaciones posteriores. Los límites estarían en la Puerta del Puente y la Puerta de la Villa para el decumanus maximus y los arcos de Trajano y Cimbrón para el kardo maximus. 

Otra formula la hipótesis de que la ciudad romana se trazó toda de una vez, dejando dentro del recinto espacios vacíos, que irían ocupándose paulatinamente. 

Rechazan éstos que los arcos de Trajano y Cimbrón fueran puertas de la ciudad y sostienen que son puertas simbólicas a un templo de culto imperial el primero y puerta al foro el segundo. 

El hecho de que el anfiteatro, del 8 a.C. se apoye en la muralla, indica que ésta ha de ser anterior; además la conducción de Cornalvo, también augústea, se apoya al sur sobre la muralla; la posición del foro, las necrópolis nos presentan a Emerita dentro de las ideas urbanísticas de la época de Augusto, planificada con amplia idea de futuro, dejando espacios sin construir que serían ocupados a lo largo de los siglos. 

Los límites de la muralla, de acuerdo con los imperativos topográficos, estarían en el Acueducto de las Milagros por el Norte, el conjunto Teatro-Anfiteatro al Este, la necrópolis de los Columbarios y la Casa del Mitreo al Sur y el río Guadiana al Oeste.

El interior del recinto presentaría alrededor de 85 ha., además de dos barrios suburbanos encontrados en la zona de la Casa del Anfiteatro, el Museo Nacional de Arte Romano y alrededores y el otro cerca de la Casa del Mitreo y la estación de ferrocarril. Se situaban a partir de las calzadas que salían de la ciudad y eran ocupadas por casas, talleres de alfareros, hornos vidrieros y zonas de enterramientos. 

La ciudad estaba estructurada en cuadrículas más o menos regulares que delimitaban insulae o manzanas de 100-110 metros de longitud por 50-60 metros de anchura, aunque algunas son más cortas: 80 x 70 metros. 

De todo el tejido urbano se conoce bien el decumanus y el kardo, así como otras vías halladas en la Alcazaba árabe y junto al Anfiteatro. Aparecen pavimentadas con grandes losas de diorita azulada procedentes de La Garrovilla.

 

Planos de la ciudad

merida según e. olivas

Perspectiva ideal de la Mérida Romana, según Emilio Olivas

 

recinto fundacional

Plano fundacional de Augusta Emerita, según J.Mª Álvarez