Circo

Relativamente próximo al Teatro y Anfiteatro está el Circo, lugar destinado a las competiciones de carros que, tirados por dos o cuatro caballos (bigae y cuadrigae), corrían alrededor (circum) de la spina. Se trata de un recinto de grandes proporciones, de unos 440 metros de largo por otros 115 de ancho y capacidad para unos 30.000 espectadores. Completa, con el Teatro y el Anfiteatro, a los que se unía por una calzada, el conjunto de grandes construcciones para espectáculos que tuvo Mérida.  

circo vista aéreaSe mantiene la planta completa y es acaso el único en su género que puede hoy contemplarse en su totalidad. Su construcción está formada de una sillería de granito perfectamente labrado, en la que destacan resaltes de pilastras como elemento decorativo.

De planta rectangular, remata en el extremo al Saliente en semicírculo; el opuesto lo hace en muro sesgado, cuyas esquinas también rematan circularmente. Aquí se sitúan las carceres, o puertas de salida para la carrera. También ahí mismo se conserva la cimentación de dependencias complementarias, sobre las que se situarían asientos y palcos, entre ellos el principal.

Se distinguen en el Circo cuatro elementos fundamentales: arena, carceres, spina y caveae: