Página principal

Un poco de historia

Leyendas

Un poeta para un lugar

Visita de Alfonso XIII

El castillo

La iglesia

El embalse

El desalojo

La rehabilitación

Allá, a lo lejos
Y entre verdores
Y en  empinada cuesta  colocado
se ve un  precioso
Pueblo amurallado

Castillo de Granadilla, según un dibujo de F. Andrade.

Don Romualdo Martín Santibáñez, que fue notario del Casar de Palomero al finalizar el siglo XIX, e historiador de la comarca jurdana, nos ha legado una curiosa leyenda que viene a confirmar la creencia sostenida de que el origen de Granada data, por lo menos, del siglo XI, cuando regía los destinos de Castilla y León el rey Fernando I.

Del texto de la leyenda entresacamos lo siguiente:

"En aquel tiempo, y más concretamente en el año 1050, recorrió dicho soberano toda la región de las Hurdes y sus cercanías, cuando iba en pos de Coimbra. Con posterioridad a estas fechas es cuando tuvo lugar el interesante episodio recogido por el ilustre notario ya citado, y cuyo contenido dice así:"

Antiguas almenas de la muralla, cerca de la iglesia.

Rótulo y farol nuevos en una casa rehabilitada de la Plaza Mayor

LEYENDA DEL  CADÍ DEL CASAR

"En las Casas de Palomero -próximas al castillo del romance que coronaba la sierra de Altamira y que se llamó desde siempre de las Palomas o de La Palomera - residía el Cadí de la comarca jurdana, que era muy rica y productiva, pues el dicho lugar constituía un verdadero vergel. La Villa de Granada, que era plaza fuerte de los cristianos, estaba al mando de un gobernador, padre de una hermosa joven de la que se hallaba locamente enamorado el Cadí del Casar, pues como había paces entre moros y cristianos, se comunicaban unos con otros y había muy buena relación entre ambas poblaciones".

Cuenta el Sr. Santibáñez que el padre de la bella accedió a otorgar al Cadí la mano de su hija, contraria a ese casamiento, siempre que éste abasteciese a Granada con "las aguas de la fuente de la Helechosa y del chorro de la Miancera", y que el Cadí, aceptando el reto, puso por obra la construcción de un acueducto. Cuando la moza ve que las obras se acercaban, y que puede ser posible lo imposible, desaparece entre las sombras de la noche. "Dicen que se ahogó y Granada sin agua se quedó". Así pues, continúa la leyenda, no se terminó la magna empresa porque entre tanto falleció la linda cristiana que fue causa de tantos afanes.

Continúa el narrador diciendo que "las señales del acueducto están aún patentes en un trayecto de más de tres leguas" con algunas interrupciones, y que todavía "se ven puentecillos, unos caídos, otros enhiestos". Allá en la ribera del río de Los Ángeles, junto a Sauceda, aún parecen quedar vestigios de la toma de agua que, faldeando laderas y llaneando valles, hizo el rico Cadí del Casar de Palomero para lograr la mano de su amada y cumplir la promesa de amor hecha a su padre.


LA LEYENDA DE DOÑA MARGARITA DE NARBONA

Página principal     La Villa de Granada     Un poco de historia     Leyendas     Un poeta para un lugar

Visita de Alfonso XIII     El castillo     La iglesia     El embalse     El desalojo     La rehabilitación

Chimenea de ladrillo de las antiguas escuelas de Granadilla.