Mis artículos en otros blogs:
El tinglado, blog de aula Apuntes sobre blogs Blogestores Bitácora de TIC
Páginas dispersas

Páginas dispersas

Páginas educativas sobre nuevas tecnologías

Saltar navegación

Botón blogfesor

Botón de Páginas dispersas

Bot´n de El Tinglado

Planeta Educativo

Ubuntu-es

Aulablog.com

Planeta Edusol

Licencia de Creative Commons

Get Firefox

 Use OpenOffice.org

Formato Open Document

Formato Open Document


Enlace permanente

General »

Imprimir

No me ha invitado Esperanza Aguirre

Plaza del Dos de Mayo de MadridEstaba viendo en la tele la recepción que Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha celebrado en la capital de España con motivo del día de la comunidad, y he visto que había invitado a personas célebres de variadas profesiones. Como quiera que me he percatado de que había varios actores entre las celebridades, me he preguntado: “Pues si han invitado a actores y actrices, ¿por qué no me han invitado a mí en mi condición de profesor esforzado y blogfesor emprendedor? Yo hago más por mi comunidad que esos actores, pues contribuyo a la educación y la cultura de mucha gente”. En estas cosas se nota que a los profes no nos hacen ni puro caso; pues, digo yo, si la contribución del profesorado es básica para cualquier comunidad, ¿por qué no nos invitan a los docentes a estas recepciones? Yo incluso me habría puesto la corbata y todo.

Este asunto lo comentaba con otros colegas en el artículo anterior de esta bitácora. No nos poníamos de acuerdo en si la botella estaba medio llena o medio vacía, es decir, en si la sociedad confía en los docentes y los respeta o si esto deja mucho que desear. Pues aquí tienes la prueba, Luis, porque Esperanza Aguirre no ha invitado a ningún profesor de primaria y secundaria. Tampoco me ha invitado nunca un Presidente del Gobierno a la Moncloa. ¿Así cómo se van a enterar de la situación actual de la enseñanza?

Yo respeto mucho a los actores y actrices de Madrid, como también respeto a todo tipo de trabajadores, especialmente a los más esforzados y menos favorecidos en su situación laboral. Pero algunos personajes que estaban en esa recepción no son imprescindibles en una sociedad, y nosotros sí, lo siento. No se puede encontrar a otros profesionales que estén tan imbricados como nosotros en cualquier comunidad. Se puede pensar que todos pasamos alguna vez por una consulta médica, y que a todos nos han puesto alguna vez una multa, y que muchos (no todos) contribuimos a Hacienda. Pero realmente con quien más tiempo hemos estado todo quisque ha sido con los profesores y profesoras; incluso más que con los padres. ¿Quién conoce mejor el pulso de una sociedad? ¿Quién sabe mejor que nosotros cómo va ser el futuro de un pueblo, pues convivimos diariamente con los jóvenes que mañana serán ciudadanos con derecho a voto y a deudas?

Es una pena que no me hayan invitado a esa recepción. La sociedad sería mejor y más igualitaria si también nosotros, los profesores, junto a los médicos, los policías municipales, los repartidores o los tenderos acudiéramos a esas recepciones donde se toma canapés mientras se charla de asuntos transcendentales para una comunidad y sus ciudadanos. Pero no somos gente importante. ¿Cómo nos mirarían nuestros alumnos y sus padres si saliéramos en la tele junto a la presidenta de una comunidad y otras celebridades? He ahí la cuestión.

Por Alejandro Valero en General el 03.05.06 con 11 comentarios
Palabras clave tic, docente


11 comentarios

     

Abajo

[1] Por Luis Barriocanal el 03.05.06/10:18 Enlace permanente  Responder

Visitante

Está claro que Espe no es de la opinión de Pericles, Alejandro. A lo mejor ni le conoce.

[2] Por Alejandro Valero el 03.05.06/18:53 Enlace permanente  Responder

Alejandro Valero

Efectivamente, Luis, el Pericles que incluyes en tu artículo y que echaba de menos en esas reuniones de sabios a los pedagogos. Por su interés reproduzco aquí parte de este texto, que tomas, a su vez, de un artículo de Miguel Ángel Santos:

En cierta ocasión, mandó reunir a todos los genios y artistas que habían contribuído a engrandecer Atenas. Fueron llegando los arquitectos, los ingenieros, los escultores, los guerreros que defendieron la ciudad, los filósofos que propusieron nuevos sentidos a la vida… Estaban todos allí, desde el matemático que descubría en el número el sentido helénico de la exactitud hasta el astrónomo que se asomaba al universo para contemplar la armonía de las estrellas.

Pericles cayó en la cuenta de una ausencia notable: faltaban los pedagogos, personas muy modestas que se encargaban de llevar a los niños por el camino del aprendizaje.

-¿Dónde están los pedagogos?, preguntó Pericles. No los veo por ninguna parte. Vayan a buscarlos.

Cuando, por fin, llegaron los pedagogos, habló Pericles:

-Aquí se encontraban los que, con su esfuerzo y su pericia, transforman, embellecen y protegen a la ciudad. Pero faltaban ustedes, que tienen la misión más importante y elevada de todas: la de transformar y embellecer el alma de los atenienses.

[3] Por Lourdes Barroso el 03.05.06/19:21 Enlace permanente  Responder

Lourdes Barroso

¡Como tengamos que esperar a que Esperanza Aguirre nos otorgue algún reconocimiento, lo llevamos claro!.

Por otra parte, a mí personalmente me pondría en un aprieto si se le ocurriera llamarme. Wassat emoticon

Habrá que esperar a que hagan una teleserie en la que los protagonistas sean profes de a pie, buscándose la vida en un aula de las realmente existentes, a lo mejor entonces....

[4] Por Alejandro Valero el 03.05.06/19:58 Enlace permanente  Responder

Alejandro Valero

Esas teleseries de profes a las que aludes, Lourdes, ya se han emitido, aunque yo no las he visto porque me daban repelús. En esos capítulos se hacía de todo menos estudiar.

Pero ha habido épocas, como la Ilustración y la II República, en que se ha dado más importancia a la enseñanza y la cultura. ¿Cuándo nos tocará verlo? Wassat emoticon

A mí, Lourdes, no me importaría que Esperanza me invitara (para hablar de estos temas, claro). winking emoticon

[5] Por Leonor Quintana el 05.05.06/16:17 Enlace permanente  Responder

Visitante

No sé cómo os mirarían en ese caso los alumnos y sus padres o tutores..., pero no estés tan seguro que de que se trate ninguna cuestión trascendental en esas reuniones!!!
No quiero contaros batallitas de las recepciones en la Embajada de España en la cuidad de Pericles...

[6] Por Leonor Quintana el 05.05.06/16:44 Enlace permanente  Responder

Visitante

Ilustración del comentario anterior...

[7] Por Javier Escajedo el 05.05.06/18:29 Enlace permanente  Responder

Javier Escajedo

¿Cómo te van a invitar a uno de estos eventos cuajados de cultura, educación y bienestar social?... ¡ para que hables de educación ! , pues qué incomodidad ¡¡¡ . Las reuniones de carácter social, a partir de determinado nivel, son reuniones "güay", como dicen mis chiquillos "tope chulas". No sobra ni punto ni coma a la vez que, como todos sabemos, falta de casi todo. No sobra nada para quedar bien y falta de casi todo para deshacer una cama demasiado bien hecha.

No deberías (que sé que no lo haces) escandalizarte porque Espe no te invite ni Billy te cite. Ambos cotizan en bolsa (yo juraría que ZP y Don Gaspar también), ni unos ni otros ejercen personalmente la profesión que citan en sus créditos, aunque supongo que todos/as sean tan brillantes en lo suyo como tu amigo Billy en lo nuestro ¡¡¡ winking emoticon !!! , a la vez que hemos de comprender la necesidad que tienen de dedicarse a tareas comprometidas y sacrificadas por el bien común y mejor desarrollo social.

Los festejos señalados y los premios registrados NO dudo que sean oportunos, útiles y necesarios, algo así como aquel traje de Primera Comunión que nos pusieron a los siete años, hoy antigüo y carca, aunque visto lo visto me quedo con el de marinero.

Por supuesto tanto los festejos señalados como los premios registrados, en ocasiones notables van acompañados de necesidad social los primeros y mérito personal los segundos. Al fin y al cabo, siempre ha habido gente "pa too".

marinerito

[8] Por Alejandro Valero el 05.05.06/19:56 Enlace permanente  Responder

Alejandro Valero

Nunca he pensado, Leonor y Javier, que en esas recepciones se hable de cosas transcendentales. En el artículo lo decía de coña. Pero seguro que en esos eventos ocurren cosas, apenas perceptibles, que son importantes.

Por ejemplo: un guiño entre dos políticos, que a lo mejor significa un acuerdo económico importante; un apretón de manos, que quizá implique un "tú y yo nos asociamos"; una mirada de soslayo que suponga un "tú me la vas a pagar"; una sonrisa forzada que responda a una palmadita que le da el jefe en la espalda; y, cómo no, una mirada inquisitiva y directa que proclama "¿Qué hay de lo mío?".

En el fondo, es en este tipo de recepciones donde se cuece todo.

[9] Por Javier Escajedo el 05.05.06/23:22 Enlace permanente  Responder

Javier Escajedo

Por supuesto que la ironía es el tono general en este artículo, lo cual está muy bien. Yo, a estas alturas de la película, confieso no saber hablar de política como no sea con ironía. Y estas reuniones comisiones y festejos, efectiavmente son políticas, cuajadas de creativos, eso sí, reclamando derechos de autor un tercio, subvención otro tercio y promoción el tercio restante... después, puedo prometer y prometo cantar al pueblo la verdad, mostrar a los ciudadanos las vergüenzas... de los otros y apoyar la construcción de una sociedad mas justa... y el resto del discurso.

Efectivamente aquí se cuecen cosas importantes, quizás por "importantes", que yo diría mas bien "interesadas" pero vamos a dejarlo en "interesantes" por aquello de poner una vela a dios y otra al diablo... digo que quizás por ello NO convenga a tal cocido garbanzos negros como tú o yo y mas de uno y dos de los/as que por aquí rondan. Así que te quiero dedicar Alejandro una canción popular y querida, próxima y auténtica, para que nos ayude en la reflexión que podemos proponer a doña Espe en torno a la ÉTICA DEL GARBANZO y sus reales ascendencias:

Cocido madrileño

Como avance- aquí - extraígo dos elementos de juicio a valorar (con el patrocinio de doña Espe o quien en momento y lugar corresponda):

1.- DEL GARBANZO Y SUS ACEPCIONES:

Garbanzo Negro : Símbolo de rareza, fatalidad, desgracia.

Garbancero : Persona tosca.

Saltar como garbanzo en olla : El lugar a destiempo que ocupa un objeto pequeño colocado en medio de otro que es mucho mayor.

2.- DEL GARBANZO Y SU CONTEXTO SOCIAL:

- El garbanzo de palacio = Cuatro Kg de vaca, tres piezas de carnero, una gallina, una perdiz, un par de pichones, una libre, dos Kg de jamón, dos chorizos, un Kg de tocino, 1 Kg y medio de oreja de cerdo, otro Kg de pies de cerdo, verduras, garbanzos y especias finas.

- El grabanzo huérfano de los niños del colegio de San Ildefonso = Media libra de tocino, media libra de vaca, dos o tres huesos de carnero y despojos traidos del matadero. Garbanzos.Una vez al mes, se agregaba un cuartillo de longaniza para todos. En Cuaresma de dicho cocido desaparecen carne y huesos, que son sustituídos por huevos duros y castñas cocidas mezcladas con los garbanzos.

No parece ser el tema del GARBANZO apropiado a tesis doctoral alguna, pero hablando de cocidos y dadas sus reales ascendencias y ancestrales consecuencias estomacales en forma de ventosidades y otras formas de expresión... quizás alguien capaz y con autoridad tenga a bien considerar dar curso a esta propuesta.

[10] Por Alejandro Valero el 05.05.06/23:41 Enlace permanente  Responder

Alejandro Valero

Javier, muy buena la ambientación lograda en tu comentario anterior, al que le he añadido esa foto donde se puede ver el susodicho cocido madrileño.

Me agrada saber que somos garbanzos negros. También me he considerado siempre una oveja negra, así que ya voy acumulando títulos... Smiling emoticon

[11] Por Lourdes Domenech el 07.05.06/00:44 Enlace permanente  Responder

Lourdes Domenech

Madrid me queda lejos, a dona Espe no tengo el gusto de conocerla, pero me temo, chicos, que lejos está el día en que los políticos que cuecen el guiso de la política educativa se asomen a las blogaulas como El Tinglado (se me acaba de ocurrir el término, lo juro).

La educación es un plato indigesto para los capitostes de la educación, pues satisfacen sus apetitos con otros platos o postres.

Abajo

Botón de Páginas dispersas Páginas dispersas - http://fresno.pntic.mec.es/avaler3
© de la web y del diseño: Alejandro Valero. Licencia de Creative Commons.