Mis artículos en otros blogs:
El tinglado, blog de aula Apuntes sobre blogs Blogestores Bitácora de TIC
Páginas dispersas

Páginas dispersas

Páginas educativas sobre nuevas tecnologías

Saltar navegación

Botón blogfesor

Botón de Páginas dispersas

Bot´n de El Tinglado

Planeta Educativo

Ubuntu-es

Aulablog.com

Planeta Edusol

Licencia de Creative Commons

Get Firefox

 Use OpenOffice.org

Formato Open Document

Formato Open Document


Enlace permanente

Bitácoras »

Imprimir

La bitácora como herramienta fundamental de formación

Bitácora Tamtam, de Educared

Bitácora Tamtam, de Educared

En el artículo «La creatividad en las bitácoras» afirmé que el uso de las bitácoras «puede fomentar radicalmente la creatividad de las personas, y sobre todo la de los estudiantes, y éste es el principal objetivo que debemos perseguir». Con ser muy alta esa meta, se me ocurre que el beneficio de las bitácoras puede completarse con otros dos aspectos importantes: la mejora del trabajo en grupo y el desarrollo de la inteligencia, aspectos que intentaré explicar ahora. Con este triunvirato de capacidades humanas, se me antoja que la bitácora puede llegar a ser una herramienta fundamental de formación personal y académica, sin parangón alguno entre las utilidades disponibles para la enseñanza.

Nada hay que decir en favor del trabajo en grupo que no sepamos ya los profesores en nuestra práctica diaria. La sociedad actual demanda esta colaboración entre personas que trabajan en un mismo proyecto, por lo que su fomento entre los estudiantes es un aspecto básico de la enseñanza. En este sentido, las bitácoras pueden desempeñar un papel fundamental si logramos crear entre nuestros estudiantes una comunidad de intereses mutuos. Para ello, soy partidario de agrupar a los estudiantes en una misma bitácora comunitaria, no en bitácoras individuales que puedan dispersar la acción. Esta comunidad, no obstante, no impediría que cada uno de ellos tuviera su rincón personal y que sus aportaciones pudieran verse agrupadas en una página aparte, lo que reforzaría la concepción creativa personal, pues el trabajo en grupo no debe ocultar las aportaciones individuales que conforman el proyecto en colaboración.

El tercer beneficio que, desde mi punto de vista, deberían aportar las bitácoras es el desarrollo de la inteligencia. Esto suena muy pomposo, pero resulta tan sencillo de expresar como difícil de conseguir: me refiero al uso constante de la crítica y la autocrítica ante cualquier aspecto de la vida en sociedad, lo que sólo se logra después de conocer nuestro entorno intelectual y utilizando habitualmente el arma del debate. El debate de ideas, de creencias y de actitudes es la clave para la formación personal de los estudiantes a unas edades en que sabemos que los conocimientos tienden a ser asimilados indiscriminadamente y sin los filtros del pensamiento y de la crítica. En este aspecto, las bitácoras pueden cumplir el papel de los foros de debate, donde se discutan las enseñanzas impartidas y los aprendizajes recién adquiridos en un ambiente relajado y con tiempo para la reflexión, no con la impetuosidad y la improvisación con que se desarrollan los debates hablados (o gritados, como suele ocurrir).

Sin embargo, lo más importante de este trabajo en comunidad sería el proyecto en sí, los temas que podrían unir al grupo. Se debería utilizar, por un lado, una temática educativa de apoyo a las enseñanzas de clase, lo que seguro redundaría en una mejora de la actitud de los estudiantes ante los aburridos temarios. Pero también habría que tratar aquellos temas que habitualmente les gusta a los niños y adolescentes, y que practican en su vida diaria: aficiones personales, música, viajes y deportes, entre otros, intentando colarles de vez en cuando los que por desgracia han perdido vigencia, como son los temas culturales, sociales y políticos. Si con esto logramos que los jóvenes se preocupen por otros aspectos de la inteligencia que no sean los típicos a los que les reduce la sociedad actual, ya sería un mérito. Y si, además, conseguimos que esto reduzca su utilización del Messenger, eso ya sería de matrícula.

En conclusión, tenemos en nuestras manos un instrumento poderosísimo para el desarrollo de las capacidades personales más importantes: la creatividad, el trabajo en colaboración y la inteligencia crítica. Es indudable que la puesta en práctica de una bitácora en comunidad con estas características es una labor titánica que tiene que sortear muchos obstáculos materiales y sociales, pero creo que el intento vale la pena.

Por Alejandro Valero en Bitácoras el 28.06.05 con 2 comentarios
Palabras clave edublog

2 comentarios

     

Abajo

[1] Por Carlos Santos el 10.07.05/00:00 Enlace permanente  Responder

Visitante

Me ha gustado mucho este post Alejandro. Totalmente de acuerdo contigo en lo que se refiere al uso de este tipo de herramientas para estimular y dar soporte al desarrollo personal, por la vía de la acción intelectual, crítica, colaborativa, creativa...
Un saludo

[2] Por Lourdes el 07.10.05/00:01 Enlace permanente  Responder

Visitante

Si lo que buscas es el debate, por mi parte, escribiendo cosas así no lo vas a conseguir. Yo lo firmo.

Abajo

Botón de Páginas dispersas Páginas dispersas - http://fresno.pntic.mec.es/avaler3
© de la web y del diseño: Alejandro Valero. Licencia de Creative Commons.